Excelente puesta en la séptima edición del festival bogotano Estéreo Picnic. A lo largo de tres jornadas la ya consolidada cita reunió en el line up a noveles bandas y dinosaurios musicales.

Entre lo más sabroso destacaron Florence and the Machine, Tame Impala o la consagrada Sidestepper local, sorprendieron The Flaming Lips y algunos nombres hicieron bulto histórico como Bad Religion, Snoop Dogg o el siempre irreverente ex Oasis Noel Gallagher. Otro highlight fue el pase de los alemanes de Seeed, opacando un aburrido recital de los argentinos de Onda Vaga.

Más allá de la música el festival mutó a feria vanguardista con stands de jóvenes diseñadores colombianos y un insuperable lounge de Armando Records. Cada detalle pensado, mucho amor al detalle y poco que criticar. Tal vez la burocrática entrada y la peligrosa salida a un callejón obscuro hasta llegar a ese recóndito paraje de los buses que te devuelven a Bogotá, por lo demás: alta escuela festivalera. No faltaron puestos de casi todas las cadenas de comida rápida y no tan rápida de Colombia, lamentablemente me fue imposible conseguir una cerveza local y terminamos con una Miller – triste.