Idiotas

Tremendo. Obvio que hay que dejar hablar a la otra parte, aunque sea un Álvaro Uribe. Es curioso que mientras los amantes de la paz piden apoyo, se rayen mal cuando dejás hablar a la oposición. En fin.