La pandemia no para, pero los países reaccionan … de manera diferente. Los hechos: hasta el momento no hay un verdadero control, un nuevo brote puede hacer colapsar los sistemas sanitarios, especialmente de los países más precarios como los del sur de Europa, África y América. Al otro día, cuando te acostaste con la más fea te querés ir, calladito, sin que te vean, pero con la pandemia no podés. Quedaste en evidencia, no podés engañar. No tapás el sol con un dedo, ni matás al virus con un discurso progre

Estados unidos se graduó  como el más bruto del curso en hacer frente als Sars-Cov-2, seguido por Brasil, Reino Unido y el sur de Europa. Países como Austria, Finlandia o Dinamarca estuvieron a la altura, desde el gobierno y desde la población. Alemania está a la altura desde la política, menos desde la ciudadanía con brotes de imbecilidad, especialmente entre jóvenes. Sin embargo, la capacidad de gestión es impresionante. Por ejemplo en el conteo y la distribución de camas CTI.

ImageAhí queda claro lo que importa, la capacidad. Como uruguayo-suabo me cuesta elogiar a Alemania siempre, me parece que nunca es necesario. Pero si algo amerita un brote nacionalista es reconocer lo que valió ser cuidadoso y precavido como país. Dejando de lado la ira del extranjero, es hora de introspección. Como sociedad.

En la to-do-list 2021 hay que agendar la mejora de los centros de mayores. Todos terminamos ahí y sufrir esos últimos años expuesto al Sars-Cov2 o a un norovirus … no es digno. Otra cosa: no podés tener un sistema de salud pre colapsante. Creo que todo eso quedó claro y la prioridad en el Wiederaufbau post Covid será esa. Lo relevante para el sistema quedó en evidencia.

Insisto con la victoria política de Merkel: destruyó a los ultraderechistas y los extranjeros sueñan con un próximo mandato para la científica en jefe. No la conocen. No tendrá lugar, eso sí, se va por todo lo alto. Sus comparecencias hasta dictan los hábitos de compras de los alemanes. Nunca alarmista, Merkel es descriptiva y prudente, armas letales en momentos de retos como este. En tiempos en los cuales cada país tiene que pasar por una rehabilitación sumamente nacionalista, la plata para la solidaridad, honestamente, no existe.

Der neue Wiederaufbau

La nueva reconstrucción alemana será una tarea de dimensiones históricas. Ni las arcas de Schäuble y Scholz son capaces de asumirlo sin enfrentarse a una fase de contracción y de muy lenta recuperación. No serán meses, serán años o más bien, una década. Y es que no se trata de volver a generar movimiento económico, se trata de generar ingresos, de pagar la suba de impuestos, de ahorrar en paralelo y de saldar las deudas. La caída en los aeropuertos…

Statistik: Veränderungen der Anzahl Flüge auf ausgewählten Flughäfen in Deutschland im Zuge der Coronavirus-Krise am 28. April 2020 (gegenüber dem 30. April 2019) | Statista… no desaparecerá mágicamente. La ‘Generación Easyjet’ perdió la inocencia. Desde lo más alto del gobierno alemán se reza: no habrá normalidad en 2020, no habrá normalidad hasta que llegue el antídoto.

La resaca es brutal.