Nazis – Duly noted

… para Alemania un problema sensible que brota regularmente con cierta fuerza. El historial de partidos que buscaron captar y captaron el voto fascista es largo: NPD, DVU, Republikaner, AfD. Mientras que el NPD sirvió como refugio a los clásicos racistas de siempre, los últimos son intentos más jóvenes para captar a los votantes desencantados. Su éxito en la historia de la República Federal de Alemania: nulo.

Hoy decenas de miles de personas se manifestarán en contra del congreso del ultraderechista AfD, una muestra más de la madurez de esta sociedad que – con muchas carencias, con muchos problemas – sí ha logrado desprenderse de ese fantasma racista. Desde el Cono Sur el interés recién llega cuando pueden conectar un evento con Hitler, les gusta. Desde la periferia europea se deleitan cuando pueden criticar a esa Alemania que tanto odian y admiran, de la que viven, pero que a toda costa quieren difamar.

Puede que muchos alemanes sean racistas, sí, tienen un deje de superioridad a veces enfermizo. Pero en la estructura macro, la sociedad funciona y no le da lugar a esas fuerzas que tanto daño le han hecho a Alemania. Esa lección es duly noted. Alemania se destaca por haber recibido a millones de extranjeros, de no haberlos integrado, cierto, pero de haberlos recibido. De haber recibido a millones de refugiados, de no tener un plan de cómo llevar el peso de esa oleada de personas, cierto: pero de haberlas recibido. En Argentina o Uruguay y hasta en el Vaticano reciben 20 personas y se sacan fotos, escriben libros… acá actúan.

En España, como siempre, se hacen los escandinavos pero ¿a quién quieren engañar? Y hoy una nueva lección de lo que es la verdadera Alemania: decenas de miles de personas diciéndole a la AfD: ‘No sos parte de esta sociedad’. Quemarán autos, los imbéciles quinceañeros tirarán piedras, los turistas Antifa de Italia y España hablarán – como siempre – de más. Pero es en Colonia, es Alemania la que demuestra ante todo humanidad. Con hechos.

Naturalmente no faltan a la cita: