No somos escandinavos

Un 12 de octubre siempre pensás en la mala suerte que tuvo América. Ser colonizada por españoles y tapada por migrantes italianos. Somos hijos de los barcos y venimos de esas sociedades y si me apurás, ahí radica toda la malaria en la que nos encontramos. América es subdesarrollada, vive del resentimiento y la avaricia. Vive del chisme y se fija en la vida de los demás. Es lo más sureuropea posible. Es periferia. ¿Por qué no nos colonizó Finlandia?

¿Cuántas discusiones, largas charlas no tuve? Buscando soluciones al desastre que somos. ¿Cuántas horas de vida perdidas hasta entender que yo no viviré para ver ese continente evolucionado? Duele. Me acuerdo de un guerrillero tupa en el 81. Decía que se iba del país, que somos una sociedad que no evoluciona. En el caso de Uruguay tuvo razón a medias. El país cambió, pero no alcanza. Somos en teoría ricos, en la práctica dementes. Nos gusta aparentar, somos tanos. Nos gusta traicionar, somos españoles. Ir de frente, no va. Nunca entendí ese interés negativo en el drama ajeno. ¿Y fulanito? Re maaaal … y ¡zas! Charla segura. Horas de chisme, que este con aquella, que no sé qué. Maestros de las denuncias anónimas.

– ¿No me das eso porque me odias, cierto?
– No, por mediocre.
– ¡Me odias!
– …

ener una madre de Baden y crecer en Stuttgart no te ayuda a soportar esa raíz. Tampoco los suabos son escandinavos, pero sí tienen lo suyo. Y tienen ese desinterés sano en el cotilleo. Y laburan. La pregunta es si algún día podremos sacar ese veneno y avanzar. Siempre me reía de los ambientalistas yoruguas que después de una conferencia se iban a hacer moto cross en las dunas y destrozarlas. Jamás me olvidaré del hippie argento en Palomino. Lleva un restorán y mientras una comensal colapsaba y su acompañante temía por la salud de la mina, el flaco, como buen ejemplar de lo que tenemos adentro, le decía: ‘Pero no pagaste todavía, te lo empaco’, le metía un toque colombiano al speech. O las feministas Instagrammers en Colombia … la foto ante cualquier acción. Eso sí, tienen siempre alguna empresa con un negrito del Chocó agarrado de la mano …

Pero somos re vivos ¿eh? ¡Re! No te enojes si leés esto, estamos juntos en la tarea de mejorar Abya Yala.