Please drop a bomb over BA … cantaba AC en algún lugar de El Salmón. Años más tarde Calamaro perdió todo, engordó y vota K.  ‘¿Cómo podés ser Kirchnerista?’, preguntaba anoche un amigo comiendo empanadas 1810*… ‘es algo tan chiquito’… Tan mentalmente chiquito, tan cero ideología. ¿Lo es? Lo es.

AC no sólo engordó sino que perdió su cordura, algo que al músico le puede gustar, lo llevó a apoyar públicamente a nada menos que Anibal Fernández… candidato a gobernador bonaerense del FpV. De Fernández corre la voz que es un narcotraficante. En recientes declaraciones a ‘La Nación’ dijo la diputada Elisa Carrió sobre Aníbal: “Él es el que manda matar a las víctimas con Pérez Corradi. Él está en el crimen de Unicenter y en la cocaína de España. Esta debe ser una de las pocas naciones en el mundo donde una persona así puede ganar unas internas”, dijo. Y añadió: “Yo denuncié a Aníbal hace mucho tiempo como jefe del narcotráfico y esa causa avanza. Es él quien manda a matar porque se meten en el negocio”.

Pero da igual para la Argentina: ya fue. La suerte está echada y el Kirchnerismo es algo tan chiquito que léase como: nos repartimos el país entre 8 y le damos limosnas a los giles. Con los cinco sentidos apagados y con una mezcla de Fernet y Perón el país suramericano se encuentra en unos de los peores momentos en democracia. Lo irrespetuoso de la K se perpetúa, Argentina… décadas perdidas…

Pero Andrés, te quiero igual

 

 


* ‘Estabas en Belgraaanoooo, sos re cheeeeto… son goriiilaaaas, hay que matarlos a toooodoooooos.. cheeeee’. Be grasa, be K.