Con el reciente acuerdo sobre Justicia Transicional  en La Habana, la paz está más cerca que nunca en Colombia. Tras el histórico apretón de manos entre el presidente colombiano, Juan Manuel Santos y el líder guerrillero, Timoleón Jiménez aka ‘Timochenko’, la paz ya tiene fecha: el próximo 23 de marzo de 2016 sería el día que le pone fin a más de medio siglo de conflicto. 

Contexto histórico

Si bien Colombia ha sufrido los horrores de la violencia política, social y militar desde la separación de la “Gran Colombia”, ninguno de ellos se ha extendido tanto como el conflicto interno armado del Estado contra las FARC. Dicho conflicto ha traído caos y desequilibrio a la nación con razones egoístas, pero sin resultado alguno más allá del perjuicio de los colombianos. El conflicto se ha venido manifestando oficialmente desde la década de 1960. Anteriormente, los enfrentamientos entre militares y paramilitares debidos a diferencias políticas venían causando estragos en el país. En 1946, inició un periodo histórico conocido como “La Violencia”, dicho periodo consistió en la confrontación del partido liberal y el partido conservador involucrando guerrillas. En ningún momento se declaró una guerra civil, sin embargo, los hechos violentos, las revueltas y las guerrillas cobraron la vida de aproximadamente 250.000 personas y la migración de 2 millones de colombianos en busca de paz.

paz

El periodo de “La Violencia” acaba en el año 1958, pero esto no significó paz para Colombia. Nuevos grupos de guerrilla se levantan, entre ellos el “Movimiento Obrero Estudiantil Campesino”, formado por estudiantes, intelectuales, campesinos e incluso militares con una ideología comunista y liberal. Fue detenida a los pocos años y esta dio origen al “Ejército Revolucionario de Colombia”. Posteriormente, uno tras otro, estos grupos guerrilleros fueron cayendo. En el año 1964 se fundan las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia). Grupo que fue creciendo despacio hasta la década de 1980, fecha para la cual contaban ya con aproximadamente 2000 hombres. En la séptima conferencia en mayo de 1982, fecha donde el líder político Jacobo Arenas planteó nuevas estrategias y hacer frente al estado en el ámbito político y militar, se cambió el nombre a FARC-EP, el “Ejército del Pueblo”.

Se tenía un rechazo al narcotráfico, pero finalmente se aceptó por el cobro de impuestos a los productores de droga. Las FARC comenzaron a crecer de forma exponencial. En 1984 se hizo el primer alto al fuego durante el gobierno de Belisario Betancourt, el cual fue conocido como “Acuerdos de la Uribe”. Pero no fue duradero debido a que se violaron los términos del cese por ambas partes. Posteriormente se consolida el partido político de las FARC, “Unión Patriótica”. En los 90 la batalla contra las FARC se comienza a tornar más cruda. Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia comienzan a realizar secuestros con el fin de extorsionar, y atentados terroristas. Así era la situación en el país hasta que comenzó el “Proceso de Paz” bajo del gobierno del presidente Santos.

Negociaciones en La Habana

El proceso de paz consiste básicamente en conversaciones con mediadores entre dirigentes políticos del Estado y de las FARC. El primero de los puntos tratados fue la “Política de Desarrollo Agrario Integral” que consiste en destinar un territorio de 8 millones de hectáreas de las cuales 6 millones estarían destinados a la producción de alimentos. El segundo punto trata la “Participación Política” de los líderes de las FARC en los procesos de esta índole que se lleven a cabo en Colombia, de igual manera, estos líderes no pagarían condena alguna. El tercer punto tratado consiste en la “Solución al Problema de Drogas Ilícitas”; las FARC, como fuerza paramilitar, planean priorizar la destrucción de todos los sembradíos de droga ilícitos. El último acuerdo llegó recientemente, un acuerdo histórico: los últimos puntos a tratar eran el deaclarar quienes han sido afectados de manera directa por los conflictos entre las FARC y el Estado (víctimas); el objetivo de este punto es reparar legalmente la situación de aquellos afectados. El último punto consistía en finalizar el conflicto armado, dejando de lado las armas y reintegrando a la sociedad, sin penalización alguna, a los miembros paramilitares (justicia transicional). El 23 de septiembre de 2015 hubo acuerdo sobre estos puntos. La paz en Colombia esta más cerca que nunca.

Hoja de ruta

La hoja de ruta consiste en un plan acordado tanto por las FARC como por el Gobierno de Colombia, dicho plan fue propuesto a inicios de este año y consiste en retirar cada una de las minas terrestres que han sido plantadas en aproximadamente 668 municipios del país durante casi medio siglo que lleva efectuándose el enfrentamiento armado. Este plan surge con la finalidad de disminuir las muertes ocasionadas por el conflicto y de evitar en lo posible involucrar civiles inocentes. Estas minas ya han cobrado la vida de muchos habitantes de Colombia; actualmente se encuentran activas, hecho que representa un grave riesgo para las personas de estos municipios.

A más tardar en seis meses se firmará el fin del conflicto y 60 días después de firmado, las Farc comienzan a dejar las armas. En La Habana se logró un delicado equilibrio entre la justicia y una amnistía para cargos menores. Tanto el gobierno como la guerrilla encararon el cierre de las negociaciones con una actitud constructiva y positiva de cara a una Colombia en paz. El país y la región aplaudieron haber dado con una fórmula que ya se valora como ejémplo a seguir en otros conflictos. El reto que queda es llevar el proceso a buen puerto.