La paz – ¿una telenovela más? Paz, capítulo 3, temporada 18. Estreno: 20 de julio de 2016.

Espero no tener que tragarme esas palabras pronunciadas en el programa en inglés de DW. La paz llega, dicen. Estuve en el histórico anuncio del de septiembre de 2015 en Bogotá. Volví para esperar la firma el 23 de marzo de 2016, pero nunca llegó. Ahora Colombia convocó para el día 20 de julio.

Santos cree que para el 20 de julio habrá firmado la paz con las FARC – ese titular nos dejó el presidente de Colombia el pasado 21 de junio, sus palabras: “Yo creo que ya para el 20 de julio habremos podido cerrar las negociaciones en La Habana y ahí entrará una etapa nueva para el país”. Materializar ese “yo creo” es importante y es que el hartazgo de garantes, medios y observadores ya comienza a pesar. Y da pesar que Colombia extienda la paz como un chicle, como una telenovela. Mucho más teniendo en cuenta que – pasada una posible refrendación – la labor de la paz, su implementación y la veracidad y fidelidad de lo acordado se medirá posterior al cierre del acuerdo, posterior a su firma.

La dilatación telenovelesca se torna lentamente en un arme en favor de los enemigos de la paz. Escaramuzas descontroladas generan falta de confianza y dan alas a los enemigos de un cese el fuego. Sectores uribistas están en las calles de Colombia con algo tan poco ético como una campaña contra la paz. Así están las cosas a una semana de una nueva fecha, supuestamente histórica.